Consejos, Liderazgo

Lecciones Para Empresarios de Steve Jobs


Es normal que la fascinación por Steve Jobs siga intacta a través de los años, y seguirá siendo una fascinación 100 años después, estamos seguros. Su genio es igual de fascinante que el de Einstein, Da Vinci o Shakespeare. Transformó varias industrias a lo largo de su vida y serán cientos de artículos como este los que se escribirán de él.

Esta vez queremos retomar algunas de las lecciones que Walter Isaacson escribió en “Steve Jobs, Lecciones de Liderazgo”. Para aquellos que no lo sepan Walter Isaacson es el autor de excelentes biografías, la del genio de Apple, la de Einstein, la de Benjamin Franklin y la más reciente, la de Leonardo Da Vinci. Aquí te dejamos un enlace directo para la compra de este libro: https://itunes.apple.com/co/book/steve-jobs-lecciones-de-liderazgo-colecci%C3%B3n-endebate/id821307054?mt=11

Él hace un repaso sobre su vida e intenta determinar cuáles son las mejores lecciones que podemos aprender. Aquí están las que nosotros hemos escogido y en cada una te dejamos un “cómo aplicarlo en nuestras empresas”.

1) Concéntrate

Es muy conocido que cuando Jobs volvió a Apple en 1997 se deshizo de la mayoría de productos que tenían. Él tomó una pizarra y dibujó dos filas y dos columnas, en las filas puso “Escritorio y Portátil” y en las filas escribió “Consumidor y Profesional” y después dijo “en esto vamos a enfocarnos”

Steve era una persona muy concentrada, tanto que su familia debía insistir mucho para que solucionara algún asunto legal o se haga un examen médico. Si él no lo veía importante, no lo hacía. El autor del libro dice que una vez Steve le expresó: “decidir qué no se va a hacer es tan importante como decidir qué se va a hacer”

La concentración es importante dentro de nuestra empresa o en el ámbito personal. Eso nos permite enfocarnos en lo que realmente queremos sin distracciones. También nos permite comunicar de una mejor forma aquello que nos apasiona.

Muchas empresas o empresarios a medida qué pasa el tiempo o que van creciendo comienzan a perder su esencia y es cuando los consumidores empiezan a decir “ya no es lo mismo; dañaron el producto; al inicio eran mejores”. Un ejemplo de esto se lo pudo evidenciar con Starbucks en 2008, tenía fuertes problemas a pesar de que abrieron muchos locales, pero este fue su problema, esa estrategia fundamentada sólo en la expansión les hizo perder clientes y calidad pues se desviaron de su pasión de origen. Howard Shultz volvió a ser la mente detrás de esta gran empresa, replanteó la expansión y volvió a las políticas originales.

Concentrarse genera calidad perdurable en el tiempo. La concentración proviene de la pasión, esa razón por la que te levantas a diario.

2) Simplifica

Jobs no sólo tenía una afinidad por concentrarse debido a su cultura zen, también la forma de simplificar todo. La construcción del iPhone no sólo es una creación tecnológica revolucionaria, también es un homenaje a la simplicidad, a esa ausencia de todo lo innecesario, la reducción a sólo lo eficiente.

Nosotros podemos aprender esta lección y aplicarla a nuestras empresas cada vez que demos construcción a un proceso. Si Steve decía que uno debería acceder a cualquier aplicación con sólo tres toques, nuestros procesos al menos deberían centrarse sólo en tres pasos. Aquí podemos mencionar la aplicación de garantías, las afiliaciones, los sistemas de puntos.

También podemos usarlo en la creación de nuestros portafolios. ¿Tenemos productos o servicios de más? ¿Podríamos unir dos servicios para crear uno más fuerte? ¿Cómo son nuestros sistemas de cotizaciones?

Recordemos que cuando tenemos muchas opciones nuestro consumidor se va a saturar cuando deba elegir algo. McDonalds pudo permitirse su sistema veloz de producción, el Speedee Service System, porque redujeron mucho las opciones de su menú.

Tener un proceso simple no es fácil, porque todo se debe resumir en una sola pieza fundamental. Tal como lo hizo Amazon con su pago en un click. A simple vista es algo sencillo, obvio y que usamos siempre, pero llegar a eso fue una travesía.

3) Responsabilízate de todo el proceso

Steve Jobs fue un controlador incorregible y eso lo llevaba a involucrarse en todo el proceso de la experiencia que alguien pudiese tener con uno de sus productos, sea la compra de ellos, la garantía, el servicio técnico, la sincronización de los dispositivos, etc. No le gustaba que en alguna parte el cliente dejara de percibir la calidad y la elegancia.

En nuestras empresas debería suceder lo mismo. Muchas veces los empresarios o emprendedores sólo se preocupan por el precio, algunos van más allá y se preocupan de la venta. Pero eso no es todo el proceso de una experiencia.

Deberíamos iniciar con las siguientes preguntas:

* ¿Cómo me encuentra la gente en Google?
* ¿Cómo está estructurada mi página web?
* ¿Qué tan veloz un cliente potencial puede encontrar mi número?
* ¿Cuánto tiempo tardan en contestar los teléfonos en mi empresa?
* ¿Qué olor se percibe en mi empresa?
* ¿Cómo son mis bolsas y empaques?
* ¿Qué sucede con mi cliente después de la venta?
* ¿Cómo se soluciona una queja? (Mira nuestro artículo sobre el manejo de quejas)

Estos interrogantes son la punta del iceberg que debemos contestar para comenzar a responsabilizarnos de todo el proceso.

Es cierto que no se puede predecir todo lo que puede suceder pero a menos cosas se deje al azar será mucho mejor.

4) Cuando te quedes atrás da un salto adelante

Jobs se sintió estúpido al no haber incluido un sistema de grabación de CD en el iMac. Al intentar remediarlo no sólo lo incluyó sino que cambió la comercialización de la música al crear la tienda de iTunes.

Esta lección de liderazgo es fundamental porque nos impulsa a ser innovadores, no solo a pensar en nuevas ideas sino en intentar predecir qué vendrá en la próxima curva.

Si esperas que el mercado avance sin asumir riesgos y cuando otros ya lo empiezan a hacer, seguirás siendo un rezagado más. Por ejemplo si has esperado que todos los demás incluyan sus negocios en las Redes Sociales para incluir el tuyo, estás rezagado. De hecho , si piensas que estar en las Redes Sociales es “innovación”, estás rezagado.

Debemos arriesgarnos un poco más. No toda innovación cuesta mucho dinero. Cuesta tiempo, de investigación, de estudio, de análisis. No solo innovan los productos también lo hacen los servicios, los procesos, los modelos de venta.

Estudiando la historia de LEGO nos damos cuenta cómo ellos comenzaron a quedarse atrás y luego dieron un gran salto hacia adelante. Comenzaron a licenciar franquicias de culto y conectar sus productos a ellos, como Star Wars, Harry Potter o Batman. Se incluyeron en el mundo digital a través de juegos móviles y juegos para plataformas más estructuradas como PS4. E incursionan también en la creación de películas animadas que venden sus derechos de transmisión a Netflix. Una empresa que estuvo a punto de quebrar ahora vende más que Hasbro y Matel, sus principales competencias.

5) Piensa en los productos antes que en los beneficios

Jobs decía que cuando las personas de ventas y publicidad dirigen la empresa es cuando el producto empieza a perder calidad porque ellos sólo tienen una palabra en la cabeza: BENEFICIOS

Puede resultar un poco espiritual eso de “céntrate en tu producto y las ganancias vendrán solas” pero es verdad. Al centrarnos en nuestro producto o servicio permitimos que estos alcancen su máxima calidad (aquí te dejamos nuestro artículo de FATES para que mejores tu servicio). Podríamos pensar en que se aumenta en consideración su precio sin embargo debemos tener muy bien definido a qué público queremos llegar. No a todos les gusta lo “barato”, hay muchas personas que prefieren la calidad.

Al hablar de producto no sólo se lo puede tomar en un ámbito tangible también lo podemos hacer en un ámbito de un proceso o un servicio. Más cuando estamos en el campo del retail pues ahí no depende de nosotros directamente la calidad del producto. Por ejemplo, en una farmacia son los laboratorios los responsables por la calidad de los medicamentos, pero es responsabilidad de la farmacia la elección de esos medicamentos y la experiencia de compra.

6) No dejes que los Focus Group te esclavicen

Steve dijo que la gente no sabía lo que quería hasta que Apple lo creaba.

Las encuestas son importantes pero no deben convertirse en una obsesión. Muchas veces las personas tienen deseos que todavía no se materializan. El trabajo de una empresa es tener la intuición y la sensibilidad necesaria para enseñarle a la gente algo nuevo que quieran.

En nuestras empresas debemos arriesgarnos, debemos probar nuevas formas de ventas, traer productos nuevos, ofrecer un servicio vanguardista. Puede ser que no funcione, no importa, es tropezar es sinónimo de que estás caminando. Solo procura que sean riesgos controlados.

7) Distorsiona la realidad

Steve siempre lograba que las demás personas consiguieran cosas “imposibles”. Una historia famosa es cuando Jobs trabajaba en Atari en el turno de la noche, y presionó a Steve Wozniak para crear un videojuego, este le dijo a Jobs que iba a demorarse meses, pero Jobs lo presionó para hacerlo en cuatro días.

De estas hay muchas historias dentro de Apple, y de la vida de aquellos que rodearon la existencia de Steve.

Esta lección de distorsionar la realidad nos sirve para saber que siempre podemos hacer mejor las cosas. No debemos conformarnos con un buen día de ventas y un buen evento de servicio, deberíamos estar presionándonos continuamente para mejorar.

Aquí es donde podemos aplicar el ciclo de repetición: Observar, Proponer, Actuar y Analizar.

Siempre hay algo en lo que debe haber una mejora. Para eso debemos medirlo todo, para poder ir de un punto real hacia otro punto real. Mejoras que contienen las palabras “más, menos, muchos, pocos” no tienen efecto. Por ejemplo “aumentamos mucho las ventas”, “nuestros procesos son más rápidos”; en palabras de crecimiento deberíamos decir “aumentamos 30% las ventas en el último trimestre” “nuestros procesos son 28 segundos más rápido”

Progresar es cuestión de cada uno, no de la competencia o el mercado.

8) Transmite

Jobs sabía que las personas se hacen a una idea del producto y la transmite a los demás. Por eso se obsesionaba con el diseño de ellos, los empaques, lo que venía adentro. Steve quería que el momento de abrir un producto se lo tome como un ritual, una experiencia única.

En nuestras empresas deberíamos involucrarnos en saber qué transmiten nuestros empaques, nuestros colores, nuestros tipos de letra. Todo es necesario para transmitir una buena sensación.

Así mismo se debe prestar atención a todos los sentidos que despertamos en nuestros clientes en cada espacio comercial que tengamos. ¿Qué escuchan, qué sienten, qué ven, qué huelen?

Las personas se comunican a través de historias, nuestro deber es darle buenos protagonistas de los que puedan hablar.

9) Exige la perfección

Steve Jobs hacia siempre pausas en la creación de los productos. El lanzamiento del iPad lo pospuso unos meses, la creación del iPhone la cambió hasta el final ¿por qué lo hizo? Porque anhelaba la perfección.

Muchas veces por la prisa de hacer algo no estructuramos bien las cosas y terminamos con una buena idea planeada a medias. Las razones son varias y van desde la misma pereza de planearlo bien, hasta la excesiva confianza.

En nuestras empresas y nuestros proyectos debemos tener en cuenta el equilibrio entre la prudencia y el riesgo. El exceso de cada uno desencadenará en un inevitable fracaso.

La mejor forma de buscar la perfección es preguntarse ¿contiene en este momento mi proyecto algún punto débil? Si la respuesta es afirmativa hay que preguntarse ¿este punto podría afectar directa o indirectamente a mi consumidor ? Si la respuesta vuelve a ser afirmativa entonces hay que aplicar un cambio.

La búsqueda de la perfección también debe darse en el servicio y es donde nuevamente para llegar a nuestra meta nos podemos valer del Ciclo de Repetición.

10) Trabaja con los mejores

Siempre fue conocida la mala actitud de Steve, que era impaciente, grosero e irritable, pero eso se debía a la pasión que imprimía a sus proyectos y la necesidad continua de trabajar siempre con los mejores. Steve decía “si contratas a los mejores, no tienes que estar todo el día sobre ellos”.

Varias empresas no tienen un proceso definido y estandarizado de contratación. Sus entrevistas sólo radican en preguntar de dónde viene, qué planes tiene, cómo se compone su familia. Y adherido a este error viene una severa necesidad de contratar por recomendación, por afiliación familiar, por ayuda… debemos entender que nuestra empresa merece ser tratada con respeto y eso significa que más allá de las relaciones emocionales, cuando hablamos de negocios, priman las relaciones comerciales.

La pregunta es sencilla ¿Quién es la persona que le aportaría algo positivo a mi empresa y por qué?

Cada persona que contratemos debe ser realmente una ayuda, y eso significa alguien que aporte al proceso y no alguien que lo detenga porque toca estar pendiente de lo que hace.

RESUMEN EN MAPA MENTAL

Liderazgo, Marketing, Servicio, Agencia, Lucar, Pasto

Conclusión

Todos quisiéramos saber los secretos que llevaron a Steve Jobs al éxito pero quizás su rasgo más importante y en el que nosotros nos centramos siempre es: La Pasión. Cuando una persona tiene la pasión necesaria e invencible, el mundo se le abre paso.

Hasta aquí llegamos por hoy, como siempre es un placer que nos leas.

Arresto Momentum, Lucar.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios para Lecciones Para Empresarios de Steve Jobs

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *